Actualidad

Punto de apoyo

Ser mayor de 65 años y conducir

Ser mayor de 65 años y conducir

Según el Ministerio del Interior, las personas mayores de 65 años son la franja de edad con menor porcentaje de implicación en un accidente mortal, pero otros estudios afirman que los mayores de 65 años están implicados en uno de cada 4 accidentes.

Es necesario ser muy conscientes de que el envejecimiento trae el deterioro de capacidades muy importantes para conducir. Así por ejemplo, el deterioro de la visión puede afectar durante la conducción nocturna, en el visionado de las señales, en el cálculo de las distancias y de la velocidad... Por otra parte, la disminución en la rapidez de los reflejos, propia del paso de los años, puede  suponer un problema a la hora de procesar con velocidad la notable cantidad de información que aparece en carretera bajo la forma de carteles, señales, etc., que surge de manera abundante en los cruces, las  autovías y las rotondas.

Conducir si ya se tienen años y con el inconveniente añadido de haber estado mucho tiempo sin coger el coche a causa del covid-19, tiene que reforzar nuestra prudencia al volante. Por esto necesitamos seguir cuidadosamente lo que los expertos recomiendan, a fin de mantener una conducción segura. Hay que observar cuidadosamente medidas de seguridad vial como las siguientes:
 

1. Si se tiene que viajar, intentar hacerlo acompañados.
2. Evitar en lo posible conducir de noche y en condiciones climáticas adversas.
3. Pararse a descansar cada hora si el viaje que hay que hacer es largo.
4. Evitar conducir en horas punta en carreteras desconocidas.
5. Evitar cualquier tipo de distracción al volante (móvil, radio, navegador...).
6. Respetar siempre las normas de circulación.
7. Consultar con el médico sobre los efectos para la conducción de los medicamentos que se puedan estar tomando, ya que algunos de ellos pueden producir somnolencia, problemas de concentración, etc.
8. Realizar revisiones periódicas de la vista, la tensión, la capacidad auditiva, la diabetes, etc.
Ser mayor y ponerse al volante de un vehículo no tiene por qué significar un peligro, pero es muy importante ser realistas en cuanto a las propias capacidades. Es mucho lo que hay en juego.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar